Friday, December 17, 2010

Beneficios y Perjuicios del Comercio Internacional

Curioseando en los escritos del fallecido Paul Samuelson, premio Nobel de Economía, me he encontrado con dos de sus artículos, uno de 1962 y otro de 2004, en los que revisa las ventajas y desventajas del libre comercio internacional.

Desde que David Ricardo enunciase la ley de la ventaja comparativa, que postula que dos países se pueden beneficiar del comercio aún cuando uno sea superior absolutamente en la producción de todos los productos, prácticamente ha habido cierto consenso entre los economistas a favor del libre comercio.

Esta ley indica que la producción total de los países es superior si explotan el comercio internacional, mediante la producción en cada país de los bienes para los que se tenga ventaja comparativa, es decir, aquellos en los que el coste de oportunidad sea menor. Hay un ejemplo muy bueno con quesos y vino en la wikipedia. Vamos, dicho en pocas palabras, con el libre comercio podemos producir globalmente mucho más de lo que podríamos sin el. Éste es el principal argumento de los economistas para la defensa del libre comercio.

En el articulo "The Gains from International Trace Once Again" de 1962, que viene a ser una revisión de su primer articulo "The Gains from International Trade" de 1939, Samuelson revisa el concepto de ventaja comparativa pero analizándolo desde una perspectiva más amplia. Ya en este articulo se matizan los efectos del comercio internacional. El principal "pero" del comercio internacional tiene que ver con sus efectos redistributivos. En una economía cerrada (sin comercio internacional) con un mercado perfectamente competitivo (sin monopolios, sin información asimétrica, etc) cada individuo recibe como salario la parte de la producción proporcional a su productividad, lo cual me parece un buen punto de partida en la distribución de bienes. Sin embargo, en una economía abierta al comercio, esta distribución se alteraría, y habría beneficiados y perjudicados por el comercio. La pregunta que se hace Samuelson es, ¿Podrían los beneficiados compensar a los perjudicados con transferencias y aún así, salir todos los individuos beneficiados? La idea es sencilla: el comercio internacional altera la distribución, pero si los que ganan transfieren parte de sus beneficios a los que pierden de tal manera que los perjudicados están mejor que sin comercio internacional y los beneficiados también, entonces el comercio internacional será beneficioso también distributivamente. Naturalmente otra cosa es si estas "transferencias ideales" podrían ser llevadas a cabo en la vida real.

La conclusión de Samuelson es que hay escenarios en los que no: aún con transferencias ideales, habría ciertas situaciones en las que grupos de individuos perderían con el comercio internacional. Aún así, su conclusión es que algo de comercio internacional es mejor que cerrarse completamente (autarquía).

En el articulo de 2004 "Where Ricardo and Mill Rebut and Confirm Arguments of Mainstream Economists Supporting Globalization", Samuelson se mete de lleno en el debate sobre los efectos del comercio internacional con la India y China. Y es que hay un gran debate principalmente entre los "no economistas", que temen los efectos de mano de obra de barata y el outsourcing en economías emergentes como China o India sobre el empleo en EEUU; y la corriente dominante de los economistas, que principalmente se fijan en las ventajas que tiene el comercio internacional para la producción.

El artículo es apasionante. Es increible la capacidad didáctica de Samuelson. El articulo oculta todas las posibles complejidades matemáticas para llegar a más lectores, y las deja para los apéndices. La verdad que ha sido un placer leerlo.

Samuelson crea un modelo sencillo de comercio entre China y EEUU, en la que EEUU es 10 veces más productivo en media que China en la producción de 2 productos y tiene ventaja absoluta en la producción de ambos, aunque no relativa. En el primer "acto", Samuelson muestra las ventajas que los economistas vienen defendiendo: la producción total se duplica, y los salarios reales en ambos países aumentan. También demuestra que incluso con un aumento de la productividad por parte de china en el bien en el que tenía ventaja comparativa, ambos países siguen ganando (los salarios reales aumentan en ambos). 1 punto pues, para los economistas defensores del libre comercio.

Segundo "acto". Habitualmente los economistas suponen que los países mejorarán más en aquello en lo que ya tienen ventaja comparativa (manufacturas en China), pero Samuelson propone otro escenario. Imaginemos que China, por un salto tecnológico, mejora mucho en la producción del bien en el que tiene desventaja (por ejemplo, software) en lugar de mejorar más en el que tiene ventaja comparativa (sus manufacturas), de tal manera que China y EEUU llegan a un punto en el que no existe ventaja comparativa en ninguno de los productos (aunque EEUU sigue manteniendo ventaja absoluta en ambos). En este caso, EEUU sufre una bajada de los salarios reales, mientras que en China mejoran. 1 punto en este caso para los "no economistas".

Finalmente Samuelson también pone de relieve el conflicto que el comercio internacional supone entre la eficiencia y el aumento de las desigualdades.

La conclusión final de Samuelson es que es preferible confiar en el comercio internacional - aún cuando pueda haber ciertas situaciones en las que el comercio internacional sea perjudicial - que permitir que ciertos lobbies fijen trabas al comercio en su propio beneficio, pervirtiendo la democracia.

Mi conclusión de tan interesantes lecturas es que como en casi todo, no hay una conclusión clara. Las cosas no son ni blancas ni negras, sino grises. Hay que huir de cualquiera que defienda maximalismos, porque eso es señal de que no esta teniendo en cuenta todos los factores o de que sus conclusiones son sesgadas.

No comments: